Pasamos de una sociedad en donde las riquezas se producían casi solamente con el trabajo manual repetitivo, a una sociedad en donde las riquezas se producen ademas a través de innovación, inteligencia, producción de conocimientos, información, diversidad cultural, subjetividad.

Esto es una muy buena noticia para Hispanoamérica, solo como un ejemplo de esto pensemos que nos destacamos en deportes como el fútbol, volley, básquet y no en deportes que demandan una continua repetición como la maratón y la natación.

Además y por encima de todo, pensemos cómo la creatividad fluye del carácter de Dios hacia nuestras vidas. Solo Dios, y no las expectativas culturales, el sistema educativo ni las tradiciones que recibimos de la iglesia, se convierte en el punto de referencia para el pensamiento y la acción creativa.

Dios, el Creador, comparte con nosotros algunos de sus atributos. Somos seres espirituales, somos capaces de amar, tenemos de alguna manera libertad moral y somos también, como él, capaces de crear. Nos ha dado a cada uno la capacidad de pensar, tener ideas brillantes y ser innovadores.

La sociedad de la información ofrece una gran oportunidad para Hispanoamérica toda! Debemos actualizarnos y preparar a nuestros jóvenes para atender a las demandas del mundo que viene!

Te invito a que leas el capitulo que escribí en: “Lo que todo líder debe saber de sus jóvenes” acerca de como entrenar a los jóvenes para un mundo competitivo!