Cada vez que comunicamos el evangelio, pintamos una imagen en la mente y corazón de las personas acerca de quién verdaderamente es Dios. Podemos pintar la imagen de un Dios amargado, enojado y presto a castigarnos, o de un Dios perdonador, amoroso y bueno que sonríe al vernos.