El 31.2% de los chicos hispanos están creciendo sin la figura paterna en el hogar.
Trabajemos para encontrar formas significativas de crear relaciones y comunidades de fe intergeneracionales.
Trabajemos para transformar la iglesia en un espacio de aceptación, participación, comprensión y encuentro.
Desarrollemos una cultura dentro de la iglesia en donde todos estén conscientes de alcanzar a los jóvenes, abrazarlos y cuidarlos!
Cualquier adolescente en situación de riesgo, esta a un adulto maduro y confiable de distancia de una vida diferente.
Necesitamos adultos maduros, confiables y bien plantados en la fe, que puedan ser de influencia positiva en la vida de los mas jóvenes.